CONSEJOS, EMPLEO

Mi primer día como comercial

Consejos para afrontar las barreras de tu primer día como vendedor.

Si estás a punto de iniciarte en el mundo de las ventas, lo primero que debes hacer es interiorizar y meditar todo lo que te contamos a continuación:

“Créetelo”

Es una receta muy simple: repítete a ti mismo 3 veces seguidas “Soy comercial”.

Por diferentes causas, la reputación de esta profesión se ha ido desprestigiando y muchos la consideran una profesión desmerecida, frustrada e incluso manipuladora, pero nada más lejos.

Aquellos que nos dedicamos a vender somos conocedores de la cantidad de valores que se requieren para realizar este trabajo, y al mismo tiempo, de la necesidad de esta profesión. ¿Te imaginas que nunca nadie pudiera atender nuestras necesidades a la hora de adquirir algo tan básico como la leche?¿Que nadie te contara los beneficios de elegir un tipo de leche u otra?

Por eso mismo, créetelo. Y déjanos darte la enhorabuena: eres comercial. No te avergüences de ello y trabaja duro para demostrar que esta es una profesión tan digna como cualquier otra.

"Los comienzos son duros"

Esto es sabido por todos, así que no caigas fácilmente en eso de “vender no es lo mío” o en excusas baratas del tipo “el cliente era un borde”, “la competencia tiene unos precios demasiado agresivos” o “me ha tocado una zona muy mala”.

Conseguir una venta puede ser algo complejo, pero la solución no es buscar de quién es la culpa. Más bien preocúpate por analizar qué puedes hacer tú para que la situación cambie: empatiza con tu cliente, cambia el tono de conversación, o transmítele que eres capaz de ponerte en su situación.

Pero sobre todo, debes aprender a no sugestionarte (para mal) a ti mismo: si piensas no voy a vender, seguro que no vas a vender.

El teléfono no da miedo

Si le preguntas a un niño si le da miedo llamar por teléfono, probablemente se reirá de ti. Nunca temas descolgar el teléfono por miedo a recibir un No o una respuesta poco amable de un cliente. Esto va a ser algo muy normal en tu rutina.

Sabiendo que lo peor que te puede pasar es recibir una negativa como respuesta, la solución es continuar hasta obtener un Sí. Lo más probable es que tengas que hacer unas 100 llamadas para conseguir 3 citas con clientes, pero no hay nada más gratificante que lograr tu objetivo tras un duro esfuerzo.

¡Ánimo con tu primer día!